Mar Gutierrez Morales

Ya desde niña, sentía un gran impulso hacia el cuidado de  la salud y el bienestar de las personas (soñaba con ser médico) .  También desde muy pequeña, recuerdo vivir momentos intensos en los que me sentía “conectada” con una alegría y amor más grande que yo misma. Recuerdo esos estados de conexión, con mucha nitidez.

Siguiendo éstos impulsos de mi infancia, estudié y me licencié como Psicóloga, me adentré en diferentes caminos de desarrollo personal y de pronto, en 1999  llegó el Yoga a mi vida! Comencé su práctica por problemas de salud y en apenas un mes, vi como mi vida cambiaba y se transformaba profundamente:

Mi problema de salud se solucionó y además ésta mejoró muchísimo a todos los niveles. Mi forma de estar en la vida se transformó, y un estado de mayor serenidad, alegría y consciencia se instaló en mí. En aquel momento aún no conocía nada de la filosofía y  la profundidad de la ciencia de perfeccionamiento humano que es el yoga. Sólo había asistido a clases de Hatha yoga dos días a la semana y algo dentro de mí, supo que había encontrado mi camino de vida y una gran pasión que me guiaría desde ese momento.

¡Y aquí estoy! Agradeciendo a la Vida cada día, el poder dedicarme desde 1999 a la práctica de yoga; y desde el 2002  también a su enseñanza, haciendo así realidad los sueños e impulsos de mi niñez.

Yoga es mi manera de vivir y a la vez, mi meta e inspiración para la Vida. A través de su práctica descubro cada día quién soy, más allá de las luces y las sombras que tengo. Abrazando todo ello como manifestación única y mágica de la existencia.

Yoga para mí es re-encontrarme, volver a CASA…

Cuando practico con las herramientas  que el yoga nos aporta, me siento ligera y conectada. Entiendo la vida desde una visión más amplia. Me siento mucho más VITAL, más vibrante. Y sobre todo, me convierto en una mejor persona, más conectada con el amor a mí misma y a todos, a la VIDA en su totalidad.

Habito mi cuerpo desde el respeto, la admiración, el reconocimiento y la presencia.

Admiro mi psique y su infinita creatividad y descubro el inmenso poder de mi corazón.

Creo en mí salud, bienestar, consciencia y amor.

Poder compartir y hacer llegar a otras personas a través de mis clases,  todas estas experiencias y enseñanzas del yoga, para que puedan también experimentarse a sí mismos, evolucionar y crear salud y bienestar en sus vidas, es un gran regalo y un gran honor para mí. Agradezco inmensamente a cada alumn@ que he tenido, tengo y tendré, porque es de ell@s de los que más aprendo cada día.

Agradezco infinitamente a cada maestr@ que me ha transmitido las enseñanzas del yoga y ha inspirado con ello mi vida.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Mar Gutiérrez Morales, es profesora de yoga, psicóloga y especialista en recursos corporales y desde el año 2002 imparte clases en Madrid, además de retiros y talleres por distintos lugares de España.